Diferencias entre las apuestas prepartido y las apuestas en vivo

Hasta que comenzaron a proliferar los portales de apuestas online, lo habitual era que uno hiciera sus apuestas antes de que comenzaran los partidos, pero hoy día es cada vez más frecuente que se realicen también durante el desarrollo de los mismos, así que vamos a ver en detalle cuáles son las principales diferencias entre las apuestas prepartido y las apuestas en vivo.

apuestas en directo

Apuestas prepartido

Si uno piensa en la Quiniela o en los boletos de apuestas en la hípica, esta es la modalidad tradicional de apuesta, es decir, aquella que se efectúa antes de que dé comienzo el evento o partido. Normalmente, están disponibles hasta unas horas antes de que dé comienzo el encuentro.

Este tipo de apuestas destaca por tener cotizaciones más estables, que apenas varían desde que se abren los mercados hasta que se cierran, y además suele ofrecer un abanico más amplio de tipos de pronósticos, así como una cobertura mayor de eventos (vamos, que puedes apostar en más deportes e incluso en eventos no deportivos, como Eurovisión).

Además, las apuestas prepartido pueden ser a corto o incluso a largo plazo; estas últimas se refieren al resultado global de competiciones, como por ejemplo “¿Quién ganará la Eurocopa?”.

Apuestas en vivo

También conocidas como apuestas en directo o live bets, son las que se realizan mientras se está desarrollando el partido o evento. Destacan por tener cuotas más explosivas que pueden variar en cada momento según el resultado, por lo que resulta más emocionante (y peligroso) que las apuestas prepartido.

Además, estas apuestas se cobran al instante, una vez se cierran (si se ganan, claro). Seguir en directo el partido y variar la tendencia de las apuestas conforme se va viendo el estado de los jugadores o de la competición nos permite realizar pronósticos más ajustados a la realidad y no a las estadísticas previas.

El mayor inconveniente que tienen es que no son aptas para novatos, gente que pueda tener tendencia a improvisar y a no realizar una planificación previa. En muchas ocasiones, además, no nos da tiempo a cerrar una apuesta cuando esta ha sufrido una variación y la casa ya no nos permite realizarla. Exige, pues, mayor atención y dedicación, por lo que también puede resultar más estresante.

Por último, cabe destacar que, con las debidas precauciones, es posible realizar ambos tipos de apuestas para, de alguna manera, cubrir el resultado y asegurar ganancias. Así, por ejemplo, si hemos apostado en un partido de fútbol a que ganará el Betis y vemos durante el partido que la cosa se está torciendo para nuestro favorito, puede que alguna apuesta en vivo nos ofrezca una cuota adecuada que nos permita asegurarnos beneficio apostando en contra de nuestro pronóstico inicial.